archivesubscribeauthordonateinfoloadingloginsearchstar

Hasta siempre. Escritura y pueblo, desde la Sierra a Hemingway. Stedile: “Lucha también en la comunicación.”

El adios de los movimientos ‘al grande periodista’

No ha querido estatuas, Fidel, ni símbolos que puedan alimentar el culto a la personalidad. Si hubiera podido, seguramente también habría controlado las crónicas de su funeral, midiendo el tono y la exactitud, la precisión del mensaje. Ha sido un gran intelectual y también un gran periodista, lo han recordado muchos. Antes y después de la revolución, ha escrito editoriales y reflexiones y artículos latentes, que cuando todavía estaba en montaña, han hecho de complemento a su guerrilla.

“Un excelente periodista es un gran ser humano”, escribía Ryszard Kapuscinski que de crónicas se entendía. Fidel Castro ha sido lo uno y lo otro: seguramente para su pueblo que lo ha acompañado en el último viaje, siguiendo la Caravana de la libertad al grito de “Yo soy Fidel”. Con la fuerza polémica que lo caracterizaba, si hubiera podido describir sus exequias y aquella marea doliente pero firme que ha deletreado el discurso del hermano con el slogan “Raúl, tranquilo, el pueblo está contigo”, habría ironizado sobre el formato que se extiende en los grandes medios, por imposición o por autocensura : “dictador, régimen, aperturas”….lugares comunes que filtran con lentes deformados la vitalidad de una isla para nada quieta, cualquier cosa menos revuelta en Miami.

Por los 80 años de Fidel Castro, en la Habana ha sido publicado el libro Fidel periodista. El periodista Ernesto Vera – uno de los fundadores del Granma desaparecido en enero – cuenta que en el II Congreso mundial sobre la comunicación y el periodismo que se tuvo en Buenos Aires, “un gran periodista argentino, muy conocido y apreciado” dijo frente a una platea de jóvenes, que el destino de un periodista consecuente es el de quedarse sin trabajo o morir de hambre: o “dejar de existir”.

Por lo tanto, la muerte física o aquella moral –comenta Vera- “Yo mismo – dice- había usado expresiones como autocensura de sobrevivencia, pero no había escuchado nunca una así cruda”. Mendez, fundador del Partido Cumunista de Cuba, fue presidente honorario de la Unión de Periodistas de Cuba (Unec) y de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap). Un revolucionario desde la primera hora, que ha participado en la edición y la distribución clandestina de los periódicos Revolución y Vanguardia Obrera.

En el libro, que recoge artículos y editoriales de Fiel Castro precedentes a la revolución, habla del Fidel periodista, del rigor conceptual y estilístico que enseñaba a los “colegas” desde las visitas constantes a la redacción en los meses sucesivos a la revolución, de las dificultades a replantear un sistema informativo rompiendo con los modelos del pasado.

Periodismo político, fruto de una época capaz de nominar la batalla de las ideas como una de las esferas de lucha de clase, del confronto de conceptos: sin cuartel en el grande siglo XX. Usar los medios de comunicación como “arma para la educación del pueblo” ha sido una constante en la estratégia y en la táctica de Fidel Castro. Los canales educativos de televisión estaban en sus programas desde 1959. Lo ha relatado varias veces. En pleno secuestro del niño disputado con Miami, Elian Gonzalez, creó la “Mesa Redonda” para informar y divulgar las ideas de la revolución. Y aquella campaña informativa internacional, que dirigió en primera persona, dió sus frutos: Elian regresó a casa del padre, y hoy ha expresado publicamente su gratitud a Fidel y al sistema educativo cubano.

Uno de los más grandes resultados de la integración latinoamericana, guiada por Fidel Castro y Hugo Chávez ha sido la institución de Telesur, que ha dado cuenta de los funerales y cuya señal es ricibida en Toda América Latina: con excepciones, ahora, de Argentina, porque una de las primeras decisiones tomadas por el neoliberal Mauricio Macri ha sido la de expulsar Telesur y despedir a los periodistas.

Ayer, junto a Raúl Castro estaba el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro: el socialismo de ayer que ha germinado en nuevos retos: “Cuando estábamos en los años más oscuros, quién habría pensado que nacería un Chavez, y sinemabargo ha llegado”, ha dicho Fidel Castro en el funeral del “amigo” venezolano: para decir que la historia continúa, que el cambio estructural puesto en marcha en el continente no será truncado por la nueva ofensiva de la derecha, concentrada ahora sobretodo contra el país bolivariano.

No terminarán los movimientos que acompañan al Alba, el Mercosur, la Unasur que se hacen escuchar en todos los vértices antes reducidos sólo a un ritual.

Abriendo la Asamblea continental de los movimientos del Alba, el líder de los Sem Terra, Joao Pedro Stedile, ha analizado el momento actual, los desafíos que tienen en frente los movimientos populares. El primer objetivo –ha dicho- es el de construír en cada país plataformas que muestren a nuestros pueblos cómo afrontar al capitalismo y al imperialismo, y también cómo construir el socialismo: construyendo también medios propios de comunicación de masa. Luego ha rendido homenaje a Fidel, que “siempre ha sabido organizar al pueblo.”

A Fidel le gustaba, Para quién doblan las campanas de Hemingway, que lleva los versos de John Donne: “Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo. Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya porpia. La muerte de cualquiera me afecta, porque yo soy parte de toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas, doblan por ti.”

ilmanifesto-global-default-image

Subscribe to our newsletter

Your weekly briefing of progressive news.

You have Successfully Subscribed!